Febrero 26, 2024

Desde la asunción de Gabriel Boric a la presidencia de Chile, se ha observado un notable incremento en la criminalización y represión de la lucha de las comunidades Mapuche .En zonas donde existen reivindicaciones territoriales ,ahí se han desplegado miles de efectivos de carabineros, generando una tensión nunca vista en el territorio ancestral.

Dirigentes y miembros de las organizaciones autonomistas mas emblemáticas de la causa Mapuche han experimentado una ola de condenas, muchas de ellas bajo la controvertida y cuestionable modalidad de testigos protegidos. De echo, éste fenómeno ha suscitado preocupaciones sobre la imparcialidad de los procedimientos legales y ha llevado a cuestionamientos acerca de la protección de los derechos fundamentales así como del debido proceso que debieran tener los miembros de pueblos originarios.

Además, se han implementado leyes que buscan obstaculizar las recuperaciones de tierras generando un marco legal que algunos críticos consideran restrictivo y represivo en demasía, muy desfavorable para las comunidades indígenas. Este conjunto de medidas ha desencadenado debates acalorados sobre la relación entre el gobierno de Boric y la lucha Mapuche, planteando interrogantes sobre el equilibrio entre el desarrollo nacional y la preservación de los derechos y territorios indígenas.

La situación en la región de la Araucanía se ve agravada por la constante vinculación, por parte de la prensa y políticos locales, entre las justas demandas territoriales de las comunidades Mapuche y el presunto tráfico de drogas. Este enfoque mediático contribuye a una imagen distorsionada de la resistencia mapuche en todo ámbito, generando estigmatización y desviando la atención de las legítimas reivindicaciones y la justeza de la causa mapuche.

Adicionalmente, la colaboración entre la justicia chilena , las fuerzas policiales con las empresas forestales principalmente, ha suscitado críticas significativas. Se señala que, en lugar de actuar imparcialmente, la justicia y la policía han asumido un rol que algunos describen como el de “guardias privados” para las forestales, lo que plantea interrogantes sobre la independencia de las instituciones y su compromiso con la protección de los derechos de los pueblos originarios.

Este complejo entramado de factores contribuye a un ambiente tenso y de violencia en la región, donde la lucha por la preservación de la identidad y del territorio Mapuche se ve afectada por percepciones erróneas que son creadas y manipuladas por la prensa y el discurso oficial que están siempre del lado de los poderosos y en contra del movimiento mapuche…Así vemos que se están creando las condiciones para reinstalar una corriente fascista llena de odio racial en contra de los mapuche por el solo hecho de ser mapuche.

Werken Noticias.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *